Lo llaman deporte, pero en el deporte la muerte es accidente y nunca el fin último del juego. Afirman defender la naturaleza, pero la castigan con vallas, sueltan especies en lugares donde nunca habitaron, las alimentan de modo artificial para que frecuenten los parajes donde después las disparan, eliminan a sus depredadores, y contaminan el medio con el plomo de sus instrumentos de caza. Se postulan como adalides del medio rural, pero llegan, en su mayoría, desde las urbes, conduciendo sus todoterreno, y condenan a sus gentes a la dependencia de actividades económicas de temporada, en las que la relación entre el señorito y el criado cobra un sentido propio de otros siglos.

Dicen amar a sus perros, pero los abandonan o los eliminan en cuanto no sirven, además de exponerlos a los riesgos de la práctica cinegética. Se consideran perseguidos, pero son ellos quienes portan las armas.

Defienden que el cazador existe desde que existe el ser humano; pero lo mismo sucede con el canibalismo o la xenofobia, y no por ello han de ser tolerados por la sociedad contemporánea.

La verdad de la caza es un negocio en el que todo se compra y se vende con billetes de quinientos euros. Son las aves que sueltan para ser disparadas de inmediato en el tiro de pichón. Son las realas, con decenas de animales atados a un remolque, circulando a la velocidad que determina su conductor, o hacinadas en jaulas en las que moverse resulta imposible. Es un tipo torturando a un zorro agonizante, porque le considera su competencia. Son los galgos ahorcados por cientos cada año o arrojados sin pudor en algún despeñadero; ni siquiera les merece la pena gastar munición con ellos. Es un hombre ahogando en una acequia a un joven jabalí herido. Son los perros caídos a un barranco, en una lucha a vida o muerte con un ciervo…

La verdad de la caza es lo que se ve: tortura, muerte, sangre, destrucción, negocio, mentes enfermas o manipuladas por una formación errónea, maltrato, machismo, ausencia de empatía hacia los que nos acompañan en el planeta… No el universo idílico, repleto de falsedades interesadas, que refieren quienes la practican.

NO A LA CAZA.

Vídeo con restricción de edad (basada en las Normas de la Comunidad)
Shares
Share This